Mis primeros recuerdos de la infancia son los de correr descalzo en una aldea de la región de Swartland en Sudáfrica –a unos cincuenta kilómetros al norte de Ciudad del Cabo

 

 

Si bien se mira todo se remonta a muchos años atrás, casi a tantos como los años que tengo. Mis primeros recuerdos de la infancia son los de correr descalzo en una aldea de la región de Swartland en Sudáfrica –a unos cincuenta kilómetros al norte de Ciudad del Cabo donde yo había nacido-, entre los viñedos de la granja que poseían y aún poseen mis padres. Recuerdo el contacto de mis pies desnudos con la tierra y pienso que ahí empezó mi amor por ella, y mi pasión por entenderla.

Fue pues allí donde aprendí a cultivar las viñas y a elaborar mis primeros vinos, al tiempo que estudiaba Viticultura y Enología en la Universidad de Stellenbosch.  Después de graduarme, pasé varios años viajando entre España y Sudáfrica, trabajando en las regiones vinícolas del Priorat y Swartland, zonas de  parcelas pequeñas de viñas viejas cultivadas en vaso y sin riego, fijaciones que me han quedado para obtener los vinos de la calidad y personalidad con la que voy soñando.

Ya entonces y absolutamente desconocedor de lo que el tiempo me iba a deparar me había enamorado de los vinos, los finos vinos, de La Rioja, vinos muy especiales, con un “terroir” que yo entonces no sabía localizar.

Puede que una cosa llevara a la otra, el caso es que me enamoré también de una chica también enóloga y también viajera, cuyos padres vivían en La Rioja, donde, para no cansaros con la historia, decidimos instalarnos en el año…. Clara mi mujer encontró trabajo en un grupo vinícola muy importante –“si nos vamos a dedicar al mundo del vino, uno de los dos deberá tener un sueldo”-, porque a mí me resultaba complicado encontrar trabajo, y de esta dificultad resultó precisamente el nacimiento de MACROBERT & CANALS SL, como una aventura, de la que se esperaba ventura, el sueño no solo  de encontrar en mi caso un medio de vida, sino de construir algo que aportara un valor a la sociedad del que sentirse orgulloso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *