Temperatura

El mes de noviembre ha tenido en conjunto un carácter muy frío, con una temperatura media en la España peninsular de 8,2 ºC, valor que queda 1,2 ºC por debajo de la media de este mes (periodo de referencia: 1981-2010). Se ha tratado del décimo noviembre más frío desde el comienzo de la serie en 1961, y del cuarto más frío del siglo XXI, por detrás de los meses de noviembre de 2008, 2001 y 2010. Así fue también en la Tierra del Rioja, haciendo incluso más frío en la zona montañosa de la Sierra de la Demanda, que representa su límite suroccidental.

Precipitación

El mes de noviembre ha sido seco en cuanto a precipitaciones, con un valor de precipitación media sobre la España peninsular de 56 mm, valor que representa el 71 % del valor normal del mes (periodo de referencia: 1981-2010). Se ha tratado del decimoséptimo mes de noviembre más seco desde el comienzo de la serie en 1961, y el séptimo del siglo XXI. Sin embargo fue húmedo, e incluso muy húmedo, en la zona norte de España, en el cual procede aquí incluir la Tierra del Rioja, especialmente en las zonas más próximas al Ebro (entre el 125% y el 175% del valor normal del mes). La borrasca Arwen fue responsable entre los días 27 y 30 de espesores de nieve que llegaron incluso a los 95 centímetros. Naturalmente la cuenca del Ebro recibió todo ese incremento de pluviosidad.

Insolación y otras variables

La insolación acumulada a lo largo del mes de noviembre fue superior a los valores normales (periodo de referencia 1981-2010) en gran parte de la Península. Pero la Tierra de la Rioja se mantuvo en la media, con incremento de la insolación en torno al 10% en la zona oriental. Escasos y poco significativos los episodios de fuerte viento.

Noviembre es fundamentalmente el mes de las fermentaciones. Dado que estas se producen con levaduras naturales, nuestra tarea se refiere fundamentalmente a permanecer atentos a su desarrollo y a procurar la máxima extracción de propiedades en los vinos tintos gracias al control de temperatura y a los remontados.

Este año la fermentación alcohólica ha ido muy bien gracias a las uvas tan sanas. La maloláctictica ha tardado un poco más de lo normal, quizás debido a un nivel de ácido málico más alto de lo habitual.

En los viñedos poco más se puede hacer que contemplar el final de su ciclo vegetativo, de modo que nos hemos ocupado de labores de mantenimiento, como asentar caminos, reparar muros y terrazas y quitar piedras de las viñas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.