01. Porque el mundo nos hizo así, haciéndonos nacer en otras partes del globo, con genes familiares también de otras diferentes partes del globo, de modo que nuestros apellidos son insólitos en la tierra del Rioja.

02. Porque no obstante el extraño sonido que por tanto tienen en esta tierra, decidimos poner nuestros nombres al proyecto, ya que entendemos que por encima de toda otra consideración deben señalarse las personas responsables de él.

03. Porque nuestro proyecto parte de cero, sin ataduras históricas ni bienes previos que atender, de modo que somos libres para buscar dentro del ámbito de nuestras posibilidades lo que nos parece mejor, y eso es lo que os ofrecemos, de modo que el proyecto lo vamos construyendo juntos.

04. Porque respetando siempre suelo, planta y clima, amamos la diversidad, de modo que nuestros vinos pueden ser de parcela, y de diversidad varietal o inter varietal; tratando de expresar lo mejor que de cada concreta circunstancia del terreno pueda resultar.

05. Porque antes de trabajar con los viñedos de Rioja, Bryan trabajó con otros muy diversos en Swartland y en Priorato, de modo que conoce perfectamente como extraer los potenciales de cada variedad y cada viñedo. En esta tierra ama expresar lo que el tempranillo, la garnacha, la viura y la malvasía de Rioja pueden ofrecer, aspirando a no interferir ni alterar la esencia de la viña.

06. Porque cuidamos nuestras viñas y nuestros vinos de la manera más orgánica y ecológica que nos es posible, pero sin demonizar la actuación del hombre, que las cuida y las ama, en busca de la mayor calidad del fruto.

07. Porque huimos de toda tipificación que no sea el resultado de la propia cepa, y pensamos que cada tierra y su clima son diferentes y merecen por tanto tratamiento diferenciado, para la preservación de la tierra misma y la obtención de la mayor calidad de su fruto.

08. Porque huimos de los excesos de madera que alteren la naturaleza del vino con vistas a obtener un resultado homogeneizado, y solo la usamos en la medida en que venga a poner de manifiesto sus calidades intrínsecas.

09. Porque no compartimos la idea de que todo vino que no sea criado en barricas en tiempo y forma establecidos es igual de genérico y reivindicamos nuestra cuidada manera de elaboración, y el uso adecuado de barricas grandes o tinas de madera, del hormigón o del acero inoxidable que tiendan a procurar la transparencia y la personalidad del vino en ellos elaborado.

10. Porque no somos terroiristes ni mercadotécnicos, somos humanistas; en el vino una gran parte depende de la actitud de la persona que lo elabora y de los instrumentos de que se sirve.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *